Sr. Peel

from by Robo

/
  • Streaming + Download

    Includes high-quality download in MP3, FLAC and more. Paying supporters also get unlimited streaming via the free Bandcamp app.

      name your price

     

about

Voz y guitarra acústica: Dani Iraberri
Coros y guitarra eléctrica: Eduardo Viejo
Guitarra eléctrica: Roberto R. Taravillo
Bajo: Txatxe Saceda
Bateria: Ruben R. Taravillo
Teclados: Antonio Box Moreno

Grabado en directo en julio de 2015 en WestlineStudios (Madrid) por Juan Blas.
Mezclado en SHRecords (Guadalajara) en octubre de 2015, por Eduardo Viejo y Saúl Hernando.
Masterizado en noviembre de 2015 en Ultramarinos Costa Brava (Sant Feliu de Guíxols) por Victor García.

www.juventudsinfuturo.net

lyrics

Hay palabras mágicas. “Capitalismo” es una de ellas. Su superpoder especial es que cuanto más existe en la realidad, menos existe en el lenguaje. Por eso, cuando uno la pronuncia hoy, parece que habla de una cosa del S.XIX, de un mundo de Dickens, lleno de humo, carbón, panfletos en octavillas, huelgas y ferrocarriles sucios.

Sin embargo es curioso: cuando Marx escribió “El Capital” –donde contó el cuento del Sr. Peel para que entendiéramos mejor de qué iba todo eso, como explicaron perfectamente Carlos Fernández Liria y Santiago Alba Rico en “Volver a pensar”-, pasaba más bien al revés: la palabra existía, circulaba mucho más que ahora, y sin embargo el capitalismo real estaba atravesado por cientos de cosas que no eran capitalismo: costumbres, asambleas, legislaciones nacionales, límites físicos, tiempo finito, tabernas donde se paraba, se bebía y se hablaba, y a veces incluso se hablaba de parar al propio capitalismo. El capitalismo entonces era menos real, mucho más impuro que hoy. Hoy en día el capitalismo es automático, informático, infinito, sucede en tiempo real. Un mercado financiero estornuda y veinte países tienen que renunciar a sus leyes, a sus costumbres, a su gente, a sus derechos. Un banco alemán tiene un capricho suicida y Grecia entera se arrodilla.

Pero, como en todos los cuentos, hay heroínas y héroes. En el nuestro por ejemplo hay gente que se atrevió a olvidar las palabras para sabotear la realidad, algo que hoy parece fácil pero que entonces salía muy caro. Un 7 de abril de 2011 (allí estábamos), calentando lo que un mes después sería un 15 de mayo que nadie olvidará ya nunca, se escuchaba "Sin casa, sin curro, sin pensión. Sin miedo". Uno oía aquello y no escuchaba a Dickens, más bien escuchaba algo así como música sonando por detrás. Por primera vez en mucho tiempo la gente real, la de los cuentos de Dickens de nuestra década, sintió que alguien hablaba su lenguaje, que alguien contaba sus problemas, que la gente en las plazas eran, éramos, lo mismo. La misma gente que no va en ferrocarriles a vapor pero sí se agolpa a las 7am en el metro, que no lee panfletos en octavillas pero sí escucha canciones en los cascos de camino al curro.

Se llamaron Juventud sin Futuro y mientras los suyos se iban del país para encontrar ese futuro que aquí se les negaba, se quedaron para pelear uno digno para todo el mundo. Y lo lograron, lo están logrando. Lo mejor que se puede decir de Juventud sin Futuro es que por más que sea imposible olvidar aquel 7 de abril, JSF se conjuga siempre en presente. Por eso, y para que siga siendo así, lo celebramos con esta canción.


Sus piernas y sus garras
son de hierro y de escarcha.
Tiene espinas en el pecho
para no sentir el hueco
que su extinto corazón podrido abandonó.

Es muy rápido, muy rápido.
Girando en su rueda.
Se le gastan los zapatos
y corre pronto a cambiarlos,
para poder todavía más deprisa correr cada día.

Peel, viene por la noche.
El señor Peel, pero hoy ya no se esconde.

Le da igual devorar todo el suelo a dentelladas.
Sin dudar habrá que convocar rápidamente
a Madamme Guillotine.
Sólo ella le asusta de verdad.
Guillotine, haz que vuelva hoy la primavera.

Automático y sin ojos
rueda amorfo con mil rostros.
Sin cabeza, sin cabeza,
no la tiene, no le pesa.

El señor Peel, viene por la noche.
Señor Peel, pero hoy ya no se esconde.

Le da igual devorar todo el suelo a dentelladas.
Sin dudar habrá que convocar rápidamente
a Madamme Guillotine.
Sólo ella le asusta de verdad.
Guillotine, haz que vuelva hoy la primavera.

Le da igual devorar todo el suelo a dentelladas.
Sin dudar habrá que convocar rápidamente
a Madamme Guillotine.
Sólo ella le asusta de verdad.
Guillotine, haz que vuelva hoy la primavera.

credits

from Fundación Robo, released June 17, 2013

tags

license

about

Robo

Proyecto musical colectivo que trabaja alrededor de la canción populista desde mayo de 2011.

contact / help

Contact Robo

Streaming and
Download help